ESP | ENG | POR

ESP | ENG | POR

La Seguridad Social hoy frente al envejecimiento del futuro.

La seguridad social es un concepto complejo y su definición en ocasiones no tiene una precisión de lo que el mismo conlleva, de quien es obligación garantizarlo y sobre todo quienes son sujetos de disfrutar del mismo. La seguridad social ha sido una concepción de protección hacia los riesgos sociales que las poblaciones pueden enfrentar. En el mundo existen documentos que hacen referencia a que la seguridad social es un derecho humano exigible a la simple categoría de personas físicas, derecho irrenunciable y no atribuible a una categoría laboral.

Toda persona en el mundo debería tener el derecho a exigir la cobertura de la seguridad social, a pesar de que no existe una definición exacta y precisa de lo que la seguridad social significa, se coincide con que el bienestar de la población debe ser prioridad y que debe existir un derecho que haga frente a cualquier riesgo social que se presente en cualquiera de las etapas en el curso de vida de una persona. Entendido riesgo social como aquella condición individual que se enfrenta a lo largo del curso de vida, que también significa un riesgo para la sociedad, y se materializa en situaciones tales como la carecía de ingreso, enfermedad, desempleo, incapacidad laboral, maternidad y muerte.

Desde los orígenes de la seguridad social, se han definido las situaciones a las que esta responde, tales como las enfermedades temporales o permanentes, el desempleo, la protección familiar y la protección a la vejez. Categorías que han sido exclusivas de aquellos que acceden a un mercado laboral formal, durante un periodo continuo en sus etapas laborales. Sin embargo, es tiempo de señalar que la seguridad social es un derecho humano y por ende es independiente a una condición laboral.

Los sistemas de seguridad social que brindan protección a la vejez se centran en garantizar un sistema de salud con cobertura amplia y pensiones, sujetos a determinadas condiciones, ya sea sustentado en un sistema contributivo directo o indirecto. Sin embargo, la realidad es cambiante e implica retos, cuando de envejecimiento se refiere. Es necesario pensar en un escenario donde la seguridad social para las personas adultas mayores aplique en un sentido universal, digno y en una dimensión amplia.

El presente documento tiene como propósito, exponer lo que la seguridad social significa como derecho humano, independiente de una condición laboral y cómo es que se convierte en un derecho esencial para las personas, y más cuando la vulnerabilidad se hace presente en la etapa de vejez de las personas; y en el propio envejecimiento demográfico que las subregiones de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) enfrentan y tendrán que hacer frente en un futuro. Hay que destacar lo importante que es actuar en consecuencia para garantizar un acceso universal a la seguridad social ante una realidad distinta a la que se vive actualmente, la cual se puede prevenir.

La seguridad social como derecho universal debe ser garantizada por el Estado; sin embargo, se debe pensar en una estrategia que tenga una factibilidad financiera ante los retos que el propio cambio demográfico significa. La situación actual debe transformarse y adaptarse a los retos del futuro si es que se quiere avanzar hacia la seguridad social para todos. Hay que señalar que se han hecho esfuerzos importantes en materia de proponer y construir sistemas que garanticen pisos mínimos de protección social por parte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como parte de la agenda 2030 (Schwarzer, Casalí y Bertranou, 2014); sin embargo, la actual pandemia de COVID-19 ha incrementado los retos, en los cuales se debe poner atención.

En la primera parte se realiza un breve recorrido de los antecedentes que el concepto de seguridad social ha tenido desde su formulación y sobre lo que se entiende por éste. La segunda parte muestra el desenlace que ha tenido y tendrá el envejecimiento en la región latinoamericana, analizado desde una perspectiva subregional. La tercera parte hace un acercamiento sobre los aspectos que debe concentrar la seguridad social como derecho susceptible de ser garantizado a las personas adultas mayores y los retos que significará para un futuro no muy lejano. Por último, se hacen las consideraciones finales.

Formato disponible:PDF >
Autor:Juan Diego Terán Páez
Fecha de publicación:2021
IdiomaEspañol
Comision American de Seguridad SocialCADAM >